02 Logo PAFERR

Asociación en Defensa del

Patrimonio de Ferrolterra

Anuncios

En nuestra apuesta por difundir y apoyar la candidatura de Ferrol a Patrimonio Mundial hemos decidido llevar a cabo la iniciativa “Generando entusiasmo“. Con ella pretendemos dar a conocer cada día uno de los bienes que la componen y justifican su Valor Excepcional Universal.

Comenzamos con la Puerta del Dique, parte del subconjunto del Arsenal Militar / Defensa y control – Fortificación (AM-17). Valorada por su autenticidad e integridad con la categoría de “esencial” es, sin duda, uno de los símbolos del carácter departamental de nuestra ciudad; no en vano, su suntuosidad buscaba manifestar la grandeza de las “Reales Obras”.

Puerta del Dique, parte del subconjunto del Arsenal Militar

01 Puerta Arsenal

Diseñada por Julián Sánchez Bort en 1765 siguiendo el modelo clásico de Vignola, su reloj marcaba el ritmo de trabajo del Arsenal. En la parte interior cuenta con un cuerpo de guardia y existió también una capilla que se abría a la explanada. Hacia el exterior, destacan la torre del reloj, con un gran escudo de armas de Carlos III sobre cartela, y el campanario. Todo ello ha sido recientemente restaurado.
Posee, además, un gran valor inmaterial, no solo por su carácter propagandístico, sino también porque es uno de los lugares donde se lleva a cabo periódicamente el arriado solemne de bandera, cuyo objetivo es mantener viva la tradición castrense de la ciudad haciendo partícipe a la ciudadanía.
En PAFERR también valoramos su significado como “marca” de Ferrol, por lo que la hemos elegido como nuestro logo.

02 Logo PAFERR

   Castillo de San Felipe, parte del subconjunto de las Defensas Costeras (DC-01).

03 Castillo San Felipe

Los orígenes de esta grandiosa fortificación se remontan a finales del siglo XVI. Las excelentes condiciones geoestratégicas de la ría de Ferrol hacían de ella un conocido puerto de invernada y apoyo logístico. Aunque se venían haciendo estudios para su fortificación, fue tras el ataque de la Contraarmada de Sir Francis Drake a La Coruña en 1589 -cuya defensa acaudilló María Pita- cuando esta necesidad se hizo imperiosa. De las primeras obras, diseñadas por Pedro Rodríguez Muñiz el mismo año 1589, se conserva la parte que hoy se llama “Castillo Antiguo” que cruzaba sus fuegos con los primitivos fuertes de San Martín y de La Palma y que cerraba con la famosa cadena el acceso a la ría.
Ya en el siglo XVIII, esta construcción se consideró insuficiente para proteger el Arsenal destinado a ser el más importante del mundo, y se procedió a su ampliación según un modelo académico muy evolucionado de batería artillera, con baterías alta y baja a la mar, y abaluartada hacia tierra, además de contar con numerosas obras externas (foso, revellín, glacis…) que se conservan, en general, de manera excelente. Las obras en este gigante defensivo, capaz de casi 150 cañones, se prolongaron durante toda la centuria, desde 1726, año de la elección de Ferrol como capital del Departamento Marítimo del Norte de España. Ya en la segunda mitad del siglo XIX sufrió algunas modificaciones para adaptarse a las nuevas armas de retrocarga y mayor calibre. En la actualidad son constantes pequeñas obras de mantenimiento y rehabilitación, destacando entre ellas la polémica intervención en el Pabellón de Oficiales.
Por su altísimo grado de autenticidad e integridad tiene la categoría de “esencial” entre los elementos de la candidatura, puesto que aporta un extraordinario diseño en su tipología de “batería artillera a la mar”. Desgraciadamente, la complicada accesibilidad dificulta la difusión de sus valores tanto a nivel local como para el turismo.

Continuará.